¿Cómo montar tu TV en la pared?


Cuando ya has elegido tu nuevo televisor, probablemente tengas que enfrentarte a otra decisión: ¿qué hacer con él? ¿Merece la pena fijarlo en la pared o es mejor utilizar su soporte? Con los antiguos televisores de tubo no había opción. Con las nuevas pantallas planas, existe la posibilidad de colgarlas, como si de un cuadro se tratase. ¿Qué hay que tener en cuenta?

Ventajas de colgar tu televisor
Ahorras espacio:
lo que antes te ocupaba el televisor con soporte ahora se reduce a la más mínima expresión, ya que quedará casi pegado a la pared.

Más seguridad:
Si tienes hijos o mascotas, o si simplemente no te quieres arriesgar a tirar sin querer el televisor, fijarlo a la pared puede ser la mejor opción.
Puedes ajustar la altura: con el soporte de pie que incluyen los televisores, la altura a la que se sitúa la pantalla depende de él y del mueble que utilices. Si por el contrario cuelgas el televisor, puedes escoger la altura que desees.

Escoger el soporte de pared adecuado
Una vez has decidido que quieres colgar tu televisor, es necesario escoger un soporte adecuado para el mismo. Los televisores que han ido saliendo durante los últimos años utilizan un estándar, conocido como estándar de montaje VESA, que variará en función de la distancia entre los tornillos que se encuentran en la parte trasera del dispositivo y que se utilizarán para fijar el televisor al soporte.
[post_ad]Por ejemplo, si tuviésemos un televisor compatible con VESA 100×100, esto significa que la distancia entre los orificios es 100mm en vertical y 100mm en horizontal. Puedes consultar cuál es el VESA de la tele que has comprado en el manual o, si ya no lo tienes, siempre puedes buscarlo por Internet. Por ejemplo, el modelo Philips 9000 de 65” es compatible con el montaje en pared VESA 400×400 mm, tal cual se especifica en la página oficial. Si quisiéramos escoger un soporte, tendríamos que buscar uno que utilizase ese estándar.

Pero el estándar VESA no dice nada de otros dos aspectos a tener en cuenta. El primero es el peso. Cada soporte incluye un peso máximo recomendado. Consulta las características de tu televisor para saber cuánto pesa éste y escoger un soporte que tenga un peso máximo soportado superior. El segundo es la calidad. Lo barato puede salir caro. Escoge un buen soporte. De nada te sirve gastarte una importante suma de dinero en un televisor para luego racanear en el soporte y tener problemas en el futuro. En el propio manual del televisor, los fabricantes suelen recomendarte soportes adaptados especialmente para tu modelo.



Si ya tenemos claro qué soporte nos conviene, tendremos que tomar una última decisión: ¿qué tipo de soporte escoger? Esto variará de dónde queramos colocar el televisor. Existen distintos tipos:


Soportes fijos: si quieres ver la tele de forma frontal, esta es la opción más sencilla.
Soportes inclinables: si tienes que colgar el televisor por encima de la altura óptima recomendada, estos soportes te permiten inclinar la pantalla hacia abajo.
Soportes con inclinación y giro: si quieres que, además de desde el sofá, la tele se pueda ver bien desde una mesa que tienes en un lateral del salón, este tipo de soportes que admiten giros pueden ser la mejor opción.
Soportes con brazos articulados: todavía más versatilidad que los soportes anteriores, ya que permiten ángulos de giro de hasta 90º.
Soportes integrados con muebles: si no puedes hacer agujeros en la pared y a pesar de todo quieres colgar el televisor, ésta puede ser la mejor opción.


Instrucciones de montaje
Una vez ya se ha escogido el soporte, llega la parte práctica: colgar el televisor. Lo primero que hay que hacer es escoger la altura a la que se va a colocar. Esto dependerá de la altura a la que se encuentren tus ojos a la hora de ver la tele. Calcula 2/3 de la vertical del televisor, empezando por la parte inferior. Ese punto debe quedar a la misma altura que tu línea de visión. Marca con un lápiz la posición final.


A partir de aquí, es necesario seguir las instrucciones específicas para cada soporte. Antes de realizar la instalación, por precaución comprueba con un detector de cables que en la pared no hay ninguno justo donde vas a realizar los agujeros. Utiliza un taladro con la broca y los tacos adecuados en función del tamaño de los tornillos de fijación. Con esto ya tendremos fija la primera pieza del soporte. La segunda habrá que fijarla al televisor.
Una vez tenemos el televisor colgado, toca conectar los cables. En función de la distancia del televisor a la pared (cuidado con esto: consulta cuál es la mínima distancia recomendada por el fabricante para que el televisor refrigere correctamente), nos costará más o menos el conectarlos. Si los conectores del televisor están colocados de forma perpendicular a la pantalla, seguramente tengas que utilizar cables con conectores en L.


Finalmente se tiene que organizar los cables. Aquí existen multitud de soluciones: utilizar tubos organizadores de cables, optar por canaletas de cable para ocultarlos, usar cajas especiales para ordenar los que sean más largos… Los televisores de Philips, por ejemplo, incluyen unas bridas en la parte trasera que permiten recoger los cables.


Fuente>xataka.com
¿Cómo montar tu TV en la pared? Reviewed by Miss Sue on 07:56 Rating: 5
All Rights Reserved by CASAS IDEAS © 2014 - 2015
Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Φόρμα επικοινωνίας

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.